Continuamos com a horta



A entrada de hoje vem carregadinha de fotografias, reflexo de todo o trabalho que fizemos ontem. Nunca tínhamos visto a horta tão cultivada, tão limpa de ervas e quando penso em tudo o que fizemos em tão só dois dias parece-me impossível.

Ontem foi dia de semear os alhos que já estavam à espera desde o ano passado. Ao lado dos alhos pusemos um pouco mais de cenouras, ao lado das cenouras as couves de Bruxelas, ao lado das couves uma sementeira de alfaces e por fim outra de cebola.

Depois foi a vez das cebolas saloias, em total 125 pés, plantados já debaixo de um sol bem quente.

E já no fim da manhã aproveitei para sachar os morangos que andavam um pouco abandonados.

Paragem técnica para almoçar seguida de passeio familiar pela quinta abaixo até à vinha e ao rio. À tarde retomamos o trabalho e dividimos tarefas: um semeou o feijão branco e os alhos francês e o outro as batatas.

No fim do dia ficou a sensação de que o dia rendeu e também no meu caso uma dor de costado provocada pela enxada. Falta de costume.












Seguimos con el huerto

La entrada de hoy viene cargada de fotos, reflejo de todo el trabajo que hicimos ayer. Nunca habíamos visto el huerto tan cultivado, tan limpio de hierbas y cuando pienso en todo lo que hicimos en tan sólo dos días me parece imposible.

Ayer fue día de sembrar los ajos que ya estaban esperando desde el año pasado. Al lado de los ajos pusimos un poco más de zanahorias, al lado de las zanahorias las coles de Bruselas, al lado de las coles un plantel de lechugas y por fin otro de cebolla.

Después fue la vez de las cebollas saloias, en total 125 plantas plantadas ya bajo un sol bien caliente.

Y al final de la mañana aproveché para quitarles las hierbas a las fresas que andaban un poco abandonadas.

Parada técnica para comer seguida de paseo familiar finca abajo hasta el viñedo y el río. Por la tarde reanudamos el trabajo y dividimos tareas: uno sembró los puerros y las judías blancas y el otro las patatas.

Al final del día me quedé con la sensación de que el día cundió y también, en mi caso, con un dolor de espalda provocado por la azada. Falta de costumbre.

2 comentários:

  1. Y lo vendeís todo en la feria del pueblo de al lado ?

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Esa feria la hacen sólo una vez al año en todos los santos. Con el invierno no tuvimos mucha variedad para vender pero vamos vendiendo a clientes particulares, sobretodo fruta, nueces. Ahora de cara a esta nueva temporada vamos a contactar con tiendas, algun restaurante. Vamos poco a poco. Ya sabes que los negocios requieren mucho esfuerzo.
      un saludo!

      Eliminar