A nossa vida tornou-se numa grande azeitona • Nuestra vida se volvió una gran aceituna

O titulo da entrada é talvez um pouco idiota mas é como vejo a minha vida neste momento: azeitonas, tudo são azeitonas, sonho com azeitonas.


El titulo de la entrada quizás sea un poco idiota pero es como veo mi vida ahora: aceitunas, todo son aceitunas, sueño con aceitunas.




Seguimos com a nossa saga. Com mão de obra limitada (um trabalhador e meio porque o meio tem que dar assistência a uma criança de 2 anos) e com meios limitados (sem trator ou outro veículo motorizado ou burro, se bem que burro começo a achar que há alguns por aqui...) apesar de tudo, já colhemos uns quantos quilos de azeitona.


Seguimos con nuestra saga. Con mano de obra limitada (un trabajador y medio porque el medio tiene que dar asistencia a una niña de 2 años) y con medios limitados (sin tractor, u otro vehículo motorizado o burro aunque empiezo a pensar que tenemos dos por aquí...) a pesar de todo, ya cosechamos unos cuantos kilos de aceitunas.




Depois de um dia a apanhar azeitonas decidimos ir em busca do lagar. Sabíamos que havia um em Paúla, no sopé da serra de Montejunto. Felizes (cada vez nos alegremos com coisas mais simples!) lá carregamos o carro com a colheita e partimos em busca do lagar. Os trinta km que fizemos são altamente recomendáveis como passeio para quando tudo volte a ficar um pouco mais tranquilo.


Después de un día cogiendo aceitunas, decidimos ir en búsqueda del molino. Sabíamos que había uno en Paúla, en el pié de la sierra de Montejunto. Contentos (cada vez nos alegremos con cosas más sencillas!) cargamos el coche con la cosecha y partimos en busca del molino. Los treinta km que hicimos son altamente recomendables como paseo para cuando todo vuelva a estar más tranquilo.




E por fim chegamos ao lagar onde nos pesaram a mercadoria.




Y por fin, llegamos al molino donde nos pesaron la mercancía.




Três dias depois voltamos a carregar a carrinha, desta vez com bastante mais peso o que mereceu o comentário do sr. do lagar: “ah! desta vez trabalharam mais!”. Sim senhor, trabalhamos mais, posso até afirmar que acho que nunca trabalhei tanto na minha vida!


Tres días después volvimos a cargar la furgoneta, de esta vez con bastante más peso lo que mereció el comentario del señor del molino: “ahh! De esta vez habéis trabajado más!”. Pues sí señor, trabajamos más, hasta puedo afirmar que creo que no he trabajado tanto en toda mi vida!





E à chegada, a aguardar o nosso turno e a descarregar. Esta semana continuamos, sempre com o pensamento naquela primeira fatia de pão com tomate bem embebido em azeite...do nosso, claro!




Y a la llegada, a esperar nuestro turno y a descargar. Esta semana seguiremos, siempre con el pensamiento en aquella primera rebanada de pan con tomate con bastante aceite...del nuestro, claro!


3 comentários:

  1. Interesantísimo ¡¡
    Ya puedes ir poniendo en capítulos la historia, e ir guardándola en fotos.
    Seguro que será el mejor aceite de toda la región, y ese si que se puede embotellar y vender a precio de oro, que es lo que es : ORO ¡¡¡
    Un abrazo y a comprarse un borriquillo ¡¡¡

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. El blog es bueno para un día más tarde ver como todo empezó: con esfuerzo, dedicación e ilusión. Ya te guardaremos una botellita deste fantastico oro!

      Eliminar
    2. les coses comencen a funcionar!!!!
      felicitatsssssssssssssss

      Eliminar