Transplante das meloas • Transplante de los melones

Lembram-se daquelas meloas que estavam no viveiro? Como é normal foram crescendo e agora já tinham uma terceira folha o que indicava que ia sendo momento de mudá-las de casa.

Os acordáis de aquellos melones que estaban en el invernadero? Como es normal han crecido y ahora ya tenían la tercera hoja lo que indicaba que iba siendo hora de cambiarlos de casa.




Preparamos um bom bocado de terreno porque tal como as aboboras, as meloas necessitam bastante espaço, e lá fomos colocando cada uma das plantinhas. Confesso que tive a sensação de mãe que vê os seus filhos sair de casa, uma idiotice, mas estava habituada a vê-las protegidas para além de que foram as primeiras sementes que semeamos. Imagino que depois de semear 500 meloas (e de comê-las!) estes sentimentos desaparecem!

De todas as que transplantamos, de momento, três não sobreviveram, mas como deixamos algumas de reserva voltamos a replantar.

De momento aí estão, no copo pareciam grandes, na terra parecem pequeninas. Agora só nos resta esperar a que cresçam.




Preparamos un buen trozo de tierra porque tal como las calabazas, los melones necesitan bastante espacio y los fuimos colocando en su sitio. Confieso que tuve la sensación de madre que ve a sus hijos salir de casa, una tontería pero estaba acostumbrada a verlos protegidos y además fueron las primeras semillas que sembramos. Imagino que después de sembrar 500 melones (y de comerlos!) estos sentimientos desaparecerán!

De todos los que transplantamos, de momento, tres no han sobrevivido, pero como dejamos algunos de recambio, volvimos a replantar.

De momento ahí están, en el vaso parecían grandes, en la tierra parecen pequeños. Ahora sólo nos resta esperar a que crezcan.

3 comentários:

  1. Esto se os va a poner interesante ¡¡¡
    ¿ y la gata Antonia ?
    ¿ donde está ?

    ResponderEliminar
    Respostas
    1. Uii! no veas, la gata Antonia creo que ha tenido hijos, ahora suele venir con 2 gatos más pequeños, uno de ellos muy guapo, blanco. Ahora ya nos ha cogido confianza, ya no nos tiene miedo, ya viene a la puerta a pedir comida.
      Anoche estaban todos debajo de la ventana de nuestra habitación. Me quedé con Mariana mirandolos. Al final se pusieron a jugar en un campo que estamos preparando para el jardín. Nos quedamos un buen rato mirandolos. Mejor eso que ver la tele que no vale nada lo que dicen!! A ver si pillo a los hijos y los presento en sociedad!
      Saludos!

      Eliminar
  2. jajajaja¡¡¡
    Un abrazo muy fuerte ¡¡

    ResponderEliminar